La crisis como posible buena noticia

XIII Encuentro de Seminaristas y formandos religiosos

Del 24 al 31 de agosto en Guanare -Venezuela

El problema de la transferencia

En el ámbito del acompañamiento espiritual

La formación de los formadores, grande reto de la formación

Entrevista completa de Mons. Carlos Patron Wong, Secretario para los seminarios

El Cibersexo

Una tentadora y encantadora triste realidad!!!

25 de julio de 2014

La importancia del aprendizaje de los idiomas modernos!

Por Luis Alva

El dominio de idiomas modernos es imprescindible en un sacerdote. 

Las razones de esta afirmación son muy prácticas.

En primer lugar, porque un sacerdote teniendo en cuenta el mandado te Jesús de "ir por todo el mundo" no tiene fronteras geográficas, está disponible para ir a cualquier parte del mundo, y el idioma no debería ser un impedimento.  

Por otra parte, el sacerdote es un hombre que viaja constantemente a diversos países, ya sea por cuestiones académicas (Cursos, congresos, seminarios, licenciatura, doctorado, etc.), cuestiones pastorales (Ayudar en una parroquia, adquirir experiencia pastoral en diócesis diferentes, como responsable de algún apostolado, etc.), o cuestiones religiosas/turísticas (Peregrinaciones, visitas lugares sagrados, etc.).

Después de estas dos inmediatas y prácticas razones, podemos profundizar un poco más con dos razones, la primera es a modo experiencial y la segunda es de carácter teórico.

He terminado la formación teológica y mi superior me ha preguntado si gustaría realizar mi etapa de pastoral en Angola - África, no he reparado en el idioma, las costumbres, la cultura de aquél país y, he respondido que sí! Tres meses después ha iniciado una batalla entre el español y portugués!

Después de un año, mi obispo me ha invitado viajar a Roma para participar de un Curso internacional de Formadores. En el curso los idiomas oficiales han sido el Ingles, francés e italiano. Más de 70 participantes de 36 nacionalidades. La mayoría de lengua inglesa! Intentar entender ya es una buena solución!

En breve viajaré a Zambia - África, allí además del ingles existen diversas lenguas tradicionales. En Zambia me encontraré con mis compañeros de Comunidad que hablan Francés, los gestos y la mímica se convierten en una buena alternativa.

La razón de carácter "teórico" tiene como autor a Jesús Cantera, catedrático de la Universidad Complutense.

Inútil resaltar la importancia que en nuestros días han adquirido los idiomas modernos. Circunstancias muy diversas contribuyen al incremento de relaciones entre los pueblos;  los viajes son cada vez más frecuentes; las publicaciones  de todo género llegan a todas partes; la radio no conoce fronteras, y apenas las conoce la televisión... Por otro lado, algunas profesiones, como técnicos de turismo, azafatas, empleados de agencias de viaje, intérpretes, traductores oficiales en conferencias y congresos internacionales, etc., están adquiriendo un desarrollo extraordinario y requieren, entre otras condiciones, un conocimiento práctico de lenguas vivas.

Para la banca y el comercio en sus distintas ramificaciones, son auxiliar eficacísimo los Idiomas modernos. En los estudios superiores no puede darse un paso en serio sin el dominio de varias lenguas modernas. Por otra parte, es propósito muy decidido del Consejo de Europa la difusión de idiomas universales en los distintos países europeos, habiéndose fijado como meta que todo europeo hable por lo menos otro idioma, y mejor dos, además del propio, con miras -entre otras razones- a un mejor conocimiento entre todos los pueblos europeos y a una más estrecha unión entre los diferentes países de Europa.

Son muchos los millones de personas que emplean el inglés como lengua corriente. Aunque menos numerosos, son también muchos los que se expresan en francés. Menos numerosos, que los de la lengua inglesa, pero mucho más que los de lengua francesa, los que hablamos corrientemente en español. Inglés, francés y español son tres lenguas universales. Por otra parte, son también muy numerosos los que en la vida corriente emplean el alemán, el ruso, el chino o el Japonés. De todas maneras, salvo en cierto modo el alemán, estas lenguas (ruso, chino y japones; no han tenido por ahora fuerza de irradiación, y no han pasado de ser lenguas más bien nacionales, en tanto que el español, el francés y el inglés son lenguas universales, habladas en diferentes países y en distintas partes del mundo.

Consideración especial merecían también a este respecto el portugués y el árabe, otras dos lenguas de carácter universal.


Gracias al descubrimiento ae América y a la labor colonizadora y evangelizadora de nuestros antepasados, el español es hoy la lengua de la mayor parte de America del Sur y de América Central (salvo Brasil y las Guayanas), y también la lengua del Caribe y de Méjico; y es asimismo empleado como lengua corriente en numerosos núcleos de los EEUU en sus regiones sudoccidentales. Y es también la lengua natural en Puerto Rico, en contraposición a lo que ocurre en Filipinas donde además muy recientemente ha sido suprimida la obligatoriadad de su enseñanza. Por cuanto significa, no dejaremos de recordar los núcleos de sefarditas que siguen conservando, aunque lamentablemente en franco retroceso y condena de tal vez a una pronta desaparición, una modalidad interesante de nuestro idioma: el judeoespañol.


El francés es hablado en Francia, en la mitad de Bélgica (la Valonia), en varios cantones suizos (que constituyen aproximadamente la cuarta parte' de la población suiza) y en Luxemburgo. Pero además, también en una parte del Canadá, y en la Guayana francesa, en las islas de Guadalupe, Martinica, Saint-Pierre-et-Miquelon, y en gran parte del antiguo imperio colonial francés, y también en el antiguo Congo belga. Pero el francés retrocede rápidamente y progresivamente, cediendo el paso con frecuencia al inglés, y replegándose otras veces ante la imposición del árabe en países de cultura árabe o de religión musulmana.
El inglés, en cambio, y a pesar de ciertas dificultades

La importancia que en nuestros días están adquiriendo las lenguas modernas ha suscitado una digna emulación por superar sus métodos de enseñanza. Por otra parte, han cambiado el concepto de la utilidad que representa el conocimiento de un idioma moderno. Hasta hace unos años, lo único que solía interesar en el estudio de un idioma moderno era la comprensión de un texto escrito.
Muchas personas, capaces de leer un libro francés, alemán o inglés, e incluso de escribir con cierta facilidad en uno de estos idiomas, no acertaban a reconocerlo al oído y mucho menos eran capaces de expresarse en él con mediana soltura.

Este fenómeno, harto frecuente hace escasamente treinta año está desapareciendo. Hoy se estudia un idioma moderno con miras a poderlo utilizar como lengua hablada tanto o más que como lengua escrita.

Mucho se ha discutido sobre si el estudio de una lengua extranjera constituye o no un fin en sí. Hace años -como acabamos de decir- se estudiaba generalmente un idioma moderno con un fin muy parecido al que se pretendía con el estudio de una lengua clásica: servir de introducción al conocimiento de su literatura y de su civilización. Hoy, en cambio, se busca preferentemente un fin más práctico y se estudia un idioma extranjero como medio de comunicación. De ahí el predominio de la lengua hablada sobre la escrita. Se dan algunos casos - muy pocos en general- de estudiar una lengua simplemente para conocer su estructura lingüística. Más frecuentes son los casos de estudiarla como preámbulo para mejor penetrar en el alma de un pueblo para conocer profundamente su civilización.

Muy frecuentes son también los casos de estudiar un Idioma extranjero para poder manejar las publicaciones (generalmente técnicas) escritas en ese Idioma. Prescindimos ahora -aunque sean muy numerosos- de los que estudian una lengua exclusivamente porque figura en su plan de estudios.
Además de todos los casos señalados, cada vez es mayor el contingente de alumnos que buscan en el estudio de un Idioma moderno un fin eminentemente práctico: podemos entender en él en una conversación normal y corriente.

Podemos estar más o menos de acuerdo con el principio de limitar, en una primera etapa, la enseñanza de un idioma extranjero al aspecto hablado, desterrando o prescindiendo de la enseñanza de la lengua escrita. Pero no es menos cierto que todo el que estudia una lengua viva no debe limitarse a chapurrear unas cuantas frases con un vocabulario reducido y muy limitado, sino que ha de tener miras más altas. ¿Quién va a renunciar a leer un periódico, un tebeo, una revista, un libro?. ¿Quién renunciaré a poder mantener correspondencia con unos amigos extranjeros?. De ahí que más tarde o más temprano se ha de ampliar el campo y se ha de dar entrada a la lengua escrita.

Cf. Jesús Cantera, La enseñanza de los idiomas modernos en el momento actual.


24 de julio de 2014

¿Comunidad en conflicto? El diálogo, un medio humano y práctico a nuestro alcance!

Por Luis Alva

La "buena convivencia" o la fraternidad de los miembros de una comunidad es el tesoro más grande que ellas pueden tener. Sin embargo, este mismo tesoro es la causa de la grande pobreza que hoy atraviesan las comunidades.

Los que han optado por vivir en comunidad saben el esfuerzo que tienen que dedicar día a día para llevar a cabo una convivencia sana, evangélica y fraterna. No es bueno tomar una postura de "brazos cruzados" cuando la convivencia fraterna atraviesa dificultades. 

Responder a la pregunta: ¿Qué puedo hacer yo para ayudar a mi comunidad a superar conflictos?  es una sabia y humilde iniciativa. Se trata de poner unos medios humanos, a través de los cuales, la gracia se hace eficaz en la vida fraterna.

El dialogo es uno de los medios prácticos para facilitar la vida fraterna. Es un medio humano elemental en la convivencia de individuos que quieren vivir vida fraterna.

El diálogo sirve para que los miembros que conforman comunidad, eviten conflictos, retomen la convivencia fraterna y crezcan en fraternidad y armonía.

Don Emilio Lavaniegos, tomando de la experiencia de los esposos en el diálogo conyugal, ha realizado un interesante análisis titulado “las vías del diálogo” que debería ser analizado, reflexionado y compartido en las comunidades.

En la parte nuclear del Encuentro Conyugal se presenta a los matrimonios un instrumento que es de gran utilidad, porque reporta la manera correcta e incorrecta de emprender el diálogo con la pareja. Queremos pre-sentar este instrumento, adaptándolo a la realidad de la vida fraterna. Como en el matrimonio, nos ocurre que no llegamos a discutir los problemas reales, sumiéndonos en una situación de conformismo. Uno no se atreve a plantear las cosas, para “llevar la fiesta en paz” o para no comprometerse en el camino comunitario. Los silencios se van acumulando y van provocando una honda frustración. La comunicación con los hermanos se sitúa en la superficialidad, porque en este nivel no se compro-mete a nadie.

Vamos a explicar primeramente la vía incorrecta para el diálogo, de modo que cada uno pueda reconocer situaciones en las que ha transitado por este camino.

1. Juicio valorativo. Ante un acontecimiento que ocurre en la comunidad inmediatamente piensas, valoras, juzgas a los hermanos o hermanas. Ellos son responsables de la situación y por ello de tu malestar. Concentras tu atención en lo malo que el otro ha hecho, lo cual genera sentimientos negativos. Este juicio depende de un impulso, que te puede llevar a hablar mal del otro. Por objetivo que sea ese mal no es conveniente difundirlo, porque con ello se multiplica el efecto de ese mal. Cuando estás elaborando juicios, pierdes la capacidad de analizar suficiente-mente la situación. Es muy fácil caer en la subjetividad.

2. Contra - agresión. Ante el juicio, la murmuración o la burla, el hermano se siente agredido y reacciona buscando defenderse o lastimarte como tú lo has hecho. Hace suyo el dicho: “la mejor defensa es el ataque”. En este momento tampoco él se detiene a pensar si la forma en que valora los acontecimientos es correcta.

3. Polémica. La mutua agresión ha conseguido que, tanto tú como el hermano, se coloquen en una posición polémica, en una especie de pleito, en el que los argumentos pasan a un segundo plano, porque lo importante es ver quién gana. La ira hace que los comportamientos sean irreflexivos, irracionales. Es frecuente que en este momento se recurra a la ironía o al sarcasmo, incluso a los insultos. Llegas a decir cosas o a mostrar actitudes de las cuales luego te podrás arrepentir.

4. Rechazo. Llegados a esta situación, surge en el interior de cada uno el sentimiento de rechazo. No quieres ver a esta persona que te ha herido, quisieras evitarlo. Todo lo suyo te molesta, su tono de voz, sus criterios, sus actitudes. Experimentas la hostilidad, que es el sentimiento de tener un enemigo. Al no llegar a ningún acuerdo, surge la tristeza, la frustración.

5. Desánimo. El diálogo no ha ayudado a resolver el problema, antes al contrario, ha producido  heridas, ha generado resentimientos. Llegas a pensar que la situación no tiene remedio, que no tiene sentido el intentar compartir la vida con esta persona. El desa-liento te invade y comienzas a actuar con desinterés, pensando que no vale la pena luchar. Es fácil que en esta situación busques evasiones que te impidan encontrarte con los hermanos.

6. Aislamiento. No hay comunicación y mucho menos diálogo. Viniste para compartir en la vida fraterna, pero te experimentas solo. Con una soledad laceran-te, que procede de la falta de diálogo. Tratas de ignorar la presencia del hermano, de evitar el contacto con él. Piensas que nada te une con él, que somos unos perfectos desconocidos habitando en la misma  casa, cada quien con su soledad.

En la vida común habrá siempre problemas. Porque no existe la comunidad perfecta. El punto está en aprender a reaccionar positiva e inteligentemente ante ellos. Para hacerlo así es necesaria una dosis de compromiso y de generosidad. Se define así una vía correcta para el diálogo. En esta nueva vía no partes de tus juicios, sino que haces un esfuerzo por comunicar lo que hay dentro de ti, especialmente tus sentimientos. Te atreves a hablar de ti mismo. Esta es una descripción de la vía correcta para el diálogo.

1. Actualización. En vez de elaborar juicios sobre los demás, haces un esfuerzo por hacerte consciente de tus pensamientos y sentimientos. ¿Cómo estoy valorando este acontecimiento? ¿Cómo me siento ante él? Se trata de descubrir, reconocer y aceptar lo que estás pensando, abriéndote a la posibilidad de que tu apreciación del hecho pueda estar equivocada.

2. Inversión riesgosa. En vez de responder con una agresión, intento comunicar, con serenidad y humildad mi manera de apreciar la situación, así como los sentimientos que se derivan de mis apreciaciones. Me sostiene la esperanza de que los demás sabrán acoger y comprender mi punto de vista. Es una in-versión riesgosa porque la revelación que haces de tus sentimientos y pensamientos te sitúa en una posición vulnerable. Estás ofreciendo datos que pueden ser utilizados en tu contra, si los demás no acogen con fe lo que les estás comunicando.

3. Diálogo. Las otras personas en la comunidad conocen y respetan tus sentimientos y tu manera de percibir los acontecimientos. A su vez expresarán el modo como cada uno siente y valora el problema. En vez de hacer una polémica están estableciendo un diálogo, aceptando, de entrada, que en todos pueden existir percepciones erróneas y poco objetivas.

4. Aceptación recíproca. A través del diálogo se ha abierto la puerta al conocimiento de unos y otros. Llegarán todos a aproximarse a lo que puede significar un sufrimiento para los demás. Aparecerá la comprensión en el lugar del juicio condenatorio. Esto llevará a todos a la actitud, ciertamente más madura, de aceptar a los demás como realmente son. La relación se hace fuerte porque se cimenta en la roca firme de la verdad.

5. Ánimo. El fruto de una mayor aceptación de los de-más es el ánimo para continuar luchando y mejoran-do como personas y como comunidad. Surgirá el deseo de complacer a los demás o al menos de no hacerles sufrir más, de amarlos y de hacerlos felices. La comprensión y aceptación de los hermanos hará a la vez que te sientas amado.

6. Comunión. La unidad entre las personas que forman la comunidad se afianza, se amplía. La fraternidad camina hacia la unidad gracias a su esfuerzo y a su valentía para afrontar la verdad. La disposición para comprender y aceptar que todos hemos trabajado, la ayuda que nos hemos brindado para resolver una situación que nos afectaba, afianzará la comunión. Sentiremos que somos una fraternidad con sentido.


Una tabla sintetiza las dos vías para el diálogo y hace ver la importancia de desaprender un camino de equívocos y de sufrimientos, para aprender un camino nuevo, más cimentado en la verdad y en la madurez personal.

Cf. LAVANIEGOS, Emilio; BARRÓN, Rubén, La Vida fraterna, Colección Formas de Vida. 6, Servicios de Animación Vocacional Sol, A.C., México 2009, pp. 117-121.


23 de julio de 2014

¿Por qué conviene ir vestido de sacerdote?

Por José Antonio Fortea

El hábito eclesiástico es un signo de consagración para uno mismo, nos recuerda lo que somos, recuerda al mundo la existencia de Dios, hace bien a los creyentes que se alegran de ver ministros sagrados en la calle, supone una mortificación en tiempo caluroso

El sacerdote al mirarse en el espejo o en una foto, y verse revestido de un hábito eclesiástico piensa: tú eres de Dios.

Bajo la sotana, el sacerdote viste como el común de los hombres. Pero revestido con su traje talar, su naturaleza humana queda cubierta por la consagración.

El que viste su hábito eclesiástico es como si dijera: el lote de mi heredad es el Señor.

El color negro recuerda a todos que el que lo lleva ha muerto al mundo. Todas las vanidades del siglo han muerto para ese ser humano que ya sólo ha de vivir de Dios. El color blanco del alzacuellos simboliza la pureza del alma. Conociendo el simbolismo de estos dos colores es una cosa muy bella que todas las vestiduras del sacerdote, incluso las de debajo de la sotana, sean de esos dos colores: blanca camisa y alzacuellos, negro jersey, pantalones, calcetines y zapatos.

El hábito eclesiástico también es signo de pobreza que nos evita pensar en las modas del mundo. Es como si dijéramos al mundo: Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.

La vestimenta propia del sacerdote es la sotana. Pero el clériman también es un signo adecuado de consagración, manifestando esa separación entre lo profano y lo sagrado. Aunque el hábito eclesiástico propio del presbítero sea por excelencia la túnica talar, el clériman es un hábitus ecclesiasticus y todo lo que aquí se dice a favor de la sotana, se puede aplicar al clériman. En caso de que estas hojas las lea un religioso, evidentemente, lo dicho aquí de la sotana valdrá para su propio hábito religioso.

Nos sorprenderíamos cuánta gente piensa en Dios, cuando en una ciudad populosa un sacerdote atraviesa las calles. Multiplicado por todos los días del año, el bien que hace vestir de clérigo es inmenso. Sin exagerar, al cabo de un año han reparado en él decenas de millares de personas. Y si un sacerdote anda por la calle recogido y en presencia de Dios, entonces se transforma en un instrumento para que los ángeles custodios les digan a sus protegidos: fijaos.

Un sacerdote con sotana por la calle es como un grito para los paganos. Un grito que les dice: ¡Dios existe! Ved aquí a uno de sus siervos. Por eso Satanás tiene tanto interés en que de la vía pública desaparezcan todos los signos que hacen referencia a Dios.

El amor reside en el corazón, no en el vestido. Pero el amor se desborda en multitud de detalles externos: uno de ellos es una vestidura de consagración.

Las vestiduras eclesiásticas son un constante recuerdo de la dignidad que nos ha sido conferida, del poder que ostentamos.

Alguien puede objetar que el hábito eclesiástico separa de los hermanos. Pero hay que recordar que el sacerdote es alguien segregado del resto de los hombres para el culto de Dios, para consagrarse a su servicio. Es la porción que Yahveh se ha separado para ejercer sus sagrados misterios.

Esos misterios sacrosantos son razón suficiente para que se te señale como en tiempos de Moisés se señaló un límite en torno al monte Sinaí porque era un monte santo. ¿Es acaso menos sagrado un sacerdote de Cristo que ese monte de la Antigua Ley?

El hábito eclesiástico ha sufrido modificaciones desde que comenzó a existir, pero siempre ha sido una tunica talaris a semejanza de aquellas que gloriosamente cubrieron a los doce primeros apóstoles.

Bien con un traje talar, bien con un clériman, vestimos como sacerdotes no porque nos apetezca o nos guste, sino porque nos lo pide la Iglesia. Ir vestidos como ministros de Dios es un modo de servirle.

Si eres un hombre que ha entregado su entera vida al Omnipotente como presbítero, ¿por qué no vestir como lo que eres?

Aunque en las tiendas diocesanas se vendan camisas de muy distintos colores, el color negro o el blanco (para lugares cálidos) son colores nobles y elegantes. Desgraciadamente son muchos los sacerdotes que visten combinaciones de prendas carentes de todo gusto. Van mal vestidos toda la vida y nadie se atreve a decírselo. Desde estas páginas, en nombre de Aquél a quien representan, les pido que vayan vestidos con dignidad y que no confundan el mal gusto con la pobreza.

¿Por qué el sacerdote no lleva una vestidura exactamente igual que la de Jesús? El que los sacerdotes no nos dejemos una barba y el pelo largo como el que la tradición atribuye a Jesús, y no llevemos una túnica y un manto como los que llevaban los judíos, creo que tiene una profunda razón teológica detrás. Llevamos un distintivo, un símbolo, que recuerda la túnica de nuestro Maestro. Pero esa túnica no trata de ser idéntica, ni lo intenta siquiera, para que se vea que nosotros somos meros continuadores suyos, pero que Él era único. Él era único, nosotros somos meros continuadores.

Fuente: Aquí


21 de julio de 2014

El uso del Internet y el horario personal

Por Luis Alva

Uno de los temas que comparto con los seminaristas en el diálogo que mantengo con ellos, es la "revisión" del horario. Ellos me explican la estructura del horario comunitario, del horario personal  y el ritmo que utilizan para cumplirlo adecuadamente. De este diálogo descubro que dentro de las diversas y singulares actividades que conforman el horario comunitario y personal no está contemplado un tiempo para que los seminaristas "naveguen en Internet". Es cierto que pueden navegar en el tiempo de recreación o en tiempo "personal" o tiempo "libre", de todas las formas no existe un tiempo exclusivo para ello.

De lo antes dicho puedo formular dos premisas y una conclusión


1. La mayoría navegan en Internet todos los días y varias veces al día, esto quiere decir que dedican una parte del tiempo para ello.

2. Una gran parte lo realiza alternándolo con alguna otra actividad, estudian y navegan o navegan en tiempo de descanso (o tiempo libre), de una u otra forma lo realizan en un tiempo no exclusivo para ello.

3. La tercera se deduce de las dos primeras. El uso del Internet no forma parte del horario y calendario del seminarista. No se le está dando un tiempo específico para algo que es importante.

Cabe mencionar que antiguamente el uso del Internet era relacionado con el ocio y el tiempo libre, hoy  no es así. El uso del Internet forma parte de nuestras actividades diarias y, se ha convertido en uno de los medios más influyentes en lo que respecta a medios de comunicación y un medio necesario que posibilita llevar a cabo ciertos trabajos, ya sea en el campo profesional o en el ámbito académico.

Dada la importancia del uso del Internet es conveniente dedicar un tiempo necesario y específico a dicho uso.

El uso del Internet alternado con el trabajo

Es común usar Internet (revisar el correo, escuchar música, ver un video, enviar mensajes instantáneos vía chat, postear en las redes sociales, etc.) mientras se está en el trabajo. En este ámbito mayormente el acceso a Internet es gratis y está a disposición. Esto por una parte, permite que el trabajador esté constantemente inter-actuando en las redes sociales, informándose del acontecer de cada día en el mundo, y manteniendo viva la comunicación interpersonal. Sin embargo, la práctica constante de este realidad esta llevando a perniciosas consecuencias. Por tal consecuencias, las empresas cada vez son más estrictas en el control del uso del Internet por parte de sus empleados con fines personales, varias aplican desde fuertes sanciones hasta despedidas del empleado. 


El uso del Internet alternado con el estudio

La descripción del apartado anterior se adapta de inmediato para este contenido. En el campo universitario o escolar los estudiantes en su mayoría tiene acceso a Internet. Está demás decir que la mayoría de los estudiantes lleva consigo un ipod, smartphone o una lapto, etc., sin embargo, esto agiliza y ayuda a que el estudiante tenga acceso de inmediato a Internet en cualquier momento y lugar. Las instituciones educativas al igual que las empresas también  se han visto afectadas por esta realidad, muchos de los estudiantes mientras el profesor lesiona navegan Internet o en los tiempos dedicado al descanso lo dedican a navegar. Este proceder de navegar en los dos momentos indicados, está trayendo consigo grandes consecuencias, la poca concentración en las clases y el descanso/diálogo comunitario que corresponde a los tiempos "libres" o de intervalo entre una clase y otra. Las salas exclusivas para navegar en Internet quieren ser una inteligente solución a esta realidad, sin embargo, mientras el estudiante no dedique un "tiempo determinado" para ello, siempre las salas exclusivas no dejarán de ser un intento a tan grande situación.

El uso del Internet y el tiempo libre/ocio

Si no encontramos ninguna divergencia entre el tiempo libre y el ocio podemos afirmar que es el tiempo favorable donde los jóvenes recurren a navegar en la Internet. De todas las formas, no es el tiempo exclusivo y determinado para ello.

El uso del Internet en el horario personal

Es conveniente que el uso del Internet forme parte del horario personal de vida de un seminarista. Encuentro dos razones para justificar esta opinión. La primera es de carácter psicológico que refiere a la concentración y al interés. La segunda es de carácter organizativo.

La concentración consiste en centrar voluntariamente toda la atención de la mente sobre un objetivo, objeto o actividad que se esté realizando o pensando en realizar en ese momento, dejando de lado toda la serie de hechos u otros objetos que puedan ser capaces de interferir en su consecución o en su atención(1). Está demás señalar la importancia de la concentración en las diversas actividades de un seminarista. Si embargo, la concentración puede verse mermada y completamente bloqueada debido a trastornos, enfermedades  o conducta de diversos tipos. Alternar la actividad académica, laboral, o los momentos de convivencia con el uso intenso y desproporcionado del Internet, trae consigo un desequilibrio de la concentración y consecuentemente la pérdida del interés por la actividad que se realiza.

El horario de un seminario es exigente y riguroso, de tal modo que el seminarista o es organizado o es desorganizado, la exigencia y la rigurosidad no permite termino medio. En el seminario hay un tiempo para cada cosa, tiempo para rezar, para estudiar, para trabajar, para convivencia comunitaria, etc. El seminarista organizado no debería ser conducido por el impulso emocional de la mediata información y comunicación que nos brinda hoy el Internet, sino, superándolo pueda organizarse de tal modo que pueda dar un lugar y un tiempo privilegiado para ello.

A modo de conclusión. 

Dada la importancia del Internet en la vida académica, comunicativa e informativa del seminarista no se debería utilizar como alternativo a otras actividades. Muy personalmente recomiendo a mis formandos que pueden utilizar el Internet (con fines personales y no académicos) con plena libertad por el espacio de 15 o 20 minutos o más (según la necesidad) antes o después del tiempo de estudio de la tarde o por la noche (no es recomendable después de completas) sabiendo que no están alternando con otra actividad.

 Esto es una dinámica progresiva que va encontrando lugar cada día. 

Termino con un diálogo: Padre no puedo esperar hasta la tarde para revisar el correo o leer las noticias o postear en facebook o en twitter! Hijo, no te estoy diciendo que tienes que esperarte hasta la tarde para utilizar el Internet, úsalo cuando sea necesario y dale el tiempo que se merece, simplemente no lo utilices alternada a...!



.










10 de julio de 2014

Novedades de libros. Mes de julio

A los amantes de los libros y a los que están pendientes de la novedad teológica y filosófica que producen las grandes editoriales, les presentamos las novedades del mes de julio 2014 de quatro importantes Editoriales:  Sígueme, Desclée De Brouwer, Sal Terrae, y BAC!!

P. Luis Alva

La Carta a los hebreos
Una visión desde las teologías del Templo
                               
Tomás García Huidobro
A finales de los años sesenta del siglo I, una comunidad cristiana de Roma quedó conmovida por una extensa homilía que la animaba a perseverar en la fe y no abandonarse a la desesperanza.

Aquella singular exhortación escrita en griego se inspiraba en el Templo de Jerusalén para proponer una teología sorprendente: Jesucristo ‒afirmaba con un elegante estilo retórico‒ es el sumo sacerdote del definitivo Templo celestial y el mediador de la nueva y definitiva Alianza.

La reflexión sobre la fe, el ejemplo de los héroes del pasado, y sobre todo de Cristo, se convierten en clave de interpretación de los acontecimientos presentes, sin olvidar la perspectiva escatológica que determina la historia.

El efecto causado por aquella homilía fue tan asombroso que, además de ponerse por escrito, se difundió posteriormente por otras comunidades como Carta a los hebreos.

Tomás García Huidobro es doctor en teología bíblica y director del Instituto Santo Tomás, en Moscú. Pertenece a la Compañía de Jesús.


Sobre el mundo
Edición bilingüe de Tomás Rodríguez Hevia

Aristóteles
La influencia de este breve tratado Sobre el mundo en el pensamiento filosófico y teológico de Occidente ha sido enorme. La autoría de Aristóteles, indiscutible en la Antigüedad y la Edad Media, sólo comenzó a ponerse en cuestión en el Humanismo, cuando ya había dejado su impronta.

Sobre el mundo ofrece por primera vez una visión sintética de la «realidad» cósmica en su globalidad, dando a cada cosa particular su justo sentido en función del todo del que forma parte. Presenta, además, la filosofía como algo divino y sobrehumano, la eternidad del mundo, la teoría del éter como quinto elemento, la armonía de los contrarios, el orden del cosmos como prueba de la existencia de Dios, y otras ideas que han estado presentes en el pensamiento occidental hasta nuestros días.
Primera edición de este texto en español, en una versión bilingüe que permite apreciar su excelente griego, así como la estructura y el lenguaje claros y esmerados.


El sacerdote inmaduro
Un itinerario espiritual

Stefano Guarinelli

El evangelio no exige a los seguidores de Jesús la madurez, sino la santidad, que es algo bien distinto. De hecho, no pocos de los santos de ayer y de hoy han tenido una psicología «particular», la cual no les ha impedido avanzar en el camino de la perfección evangélica. El verdadero creyente asume, además, que en las múltiples dimensiones de lo vivido siempre permanecerá un resto misterioso y aparentemente contradictorio.

A lo largo de estas páginas, en las que se intenta armonizar la perspectiva psicológica y la espiritual, el autor invita a reflexionar sobre algunas experiencias vitales a partir de diez palabras significativas. Así, piensa que de la «ansiedad», la «soledad» o la «tentación» se puede obtener algo bueno para nuestro camino espiritual; y que tanto la «oración» y la «belleza», como la «visión» y la «pertenencia» pueden ser iluminadas por la experiencia de nuestra inmadurez.

La imagen que se obtiene de la vocación es consoladora, aunque sin negar en absoluto la responsabilidad y el esfuerzo que requiere la misión apostólica, bajo el signo permanente de la gracia.

 --------------------

Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización. III Asamblea General Extraordinaria. Instrumentum laboris

Sínodo de los Obispos

El 8 de octubre de 2013, el papa Francisco convocó la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema: Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización. La Secretaría General del Sínodo inició la preparación con el envío del documento preparatorio. El Instrumentum laboris nace de las respuestas al cuestionario de este documento, dado a conocer públicamente en noviembre de 2013, estructurado en ocho grupos de preguntas relativas al matrimonio y la familia, las cuales han tenido una amplia difusión. El presente documento es, fruto del trabajo colegial proveniente de las consultas a las Iglesias particulares, que la Secretaría General del Sínodo, y el Consejo de la Secretaría han recogido y elaborado. En él se ofrece un amplio cuadro, si bien no exhaustivo, de la situación familiar actual, de sus desafíos y de las reflexiones que la misma suscita.



La esperanza de la familia. Diálogo con el Cardenal Gerhard-Ludwig Müller

Müller, Gerhard-Ludwig
Presentación del Card. Fernando Sebastián Aguilar.

 «El principal problema que tenemos en la Iglesia a propósito de la familia no es el pequeño número de los divorciados recasados que desean acercarse a la comunión eucarística. El problema más grave que tenemos es el gran número de bautizados que se casan civilmente y el gran número de bautizados y casados sacramentalmente que no viven su matrimonio ni su vida matrimonial de acuerdo con la vida cristiana y las enseñanzas de la Iglesia, como iconos vivientes del amor de Cristo a su Iglesia presente y actuante en el mundo […]. Es posible que la lectura de este pequeño libro no le resulte fácil a algunas personas. Los sacerdotes y los educadores cristianos harán bien en leerlo despacio y ponderar bien todo lo que contiene. En él, el cardenal Müller nos da ideas y sugerencias para repensar con hondura y serenidad estas cuestiones dentro de la tradición y de la comunión de la Iglesia. Con ello nos hace un gran servicio». [De la «Presentación» de Don Fernando Sebastián, Cardenal, Arzobispo emérito de Pamplona y Obispo emérito de Tudela] 



El verdadero evangelio de la familia. Perspectivas para el debate sinodal

Pérez-Soba Díez del Corral, Juan José; Kampowski, Stephan

Dentro del camino sinodal sobre la familia que ha abierto el papa Francisco, los autores han acogido su invitación a una discusión abierta. Así, el presente volumen asume la tarea de presentar una propuesta en el sentido de iluminar esta misión eclesial con el verdadero evangelio de la familia. En particular, se sitúa en diálogo crítico a la ponencia presentada por el cardenal Walter Kasper en el pasado consistorio de febrero de 2014. De este modo, el libro quiere ser, sobre todo, una contribución positiva que indica una actitud pastoral misericordiosa que se inspira en el magisterio y el testimonio de san Juan Pablo II que cl papa Francisco ha presentado a toda la Iglesia como «el Papa de la Familia»: una línea que no solo tiene compasión, sino que verdaderamente «cura las heridas», es decir, promueve una auténtica conversión que une íntimamente la doctrina a la pastoral, la verdad a la misericordia, la fidelidad a las palabras de Jesús y la atención concreta a las personas.


-----------------

El liderazgo de los jesuitas. Autoconciencia, ingenio, amor, heroísmo.
Chris Lowney

A menudo, lo que hoy recibe el nombre de «liderazgo» no es más que una superficial sustitución de la sustancia por la técnica. Los jesuitas renunciaron a un estilo de liderazgo ostentoso y centraron sus esfuerzos en el cultivo de cuatro valores especiales que constituyen la sustancia de su idea de liderazgo:

•             autoconciencia,
•             ingenio,
•             amor,
•             heroísmo.
En otras palabras, la Compañía de Jesús preparaba a sus miembros para triunfar formándolos como líderes que
•             eran conscientes de sus fuerzas, sus debilidades, sus valores y su visión del mundo;
•             se atrevían confiadamente a innovar y adaptarse a un mundo en constante cambio;
•             comprometían a otros con su positiva y bondadosa actitud;
•             se activaban a sí mismos y a los demás gracias a sus heroicas ambiciones.

Esta fórmula sigue moldeando actualmente a los líderes jesuitas, convencidos de que todo liderazgo comienza por el auto-liderazgo. Pero es una fórmula que sirve para formar líderes en todos los ámbitos de la vida y del trabajo.

El presente libro no se limita a analizar las causas que explican el éxito de los jesuitas en el siglo XVI, sino que además señala quiénes pueden ser considerados líderes y cómo se forman estos en cada generación, incluida la nuestra. Además, se analizan de cerca las razones que explican el éxito de los primeros jesuitas y, a continuación, se presenta esta sabiduría a las personas y organizaciones que hoy deseen conocer y poner en práctica un liderazgo efectivo e integral.


Las bienaventuranzas, una contracultura que humaniza.
Luis González-Carvajal

Las bienaventuranzas son la carta magna del cristianismo. Casi todos las admiran, aunque no todos las entienden y muy pocos las viven. Por eso son necesarios comentarios como este, que une la fidelidad al texto bíblico con la sensibilidad hacia el mundo actual; y la amplitud de perspectivas con la brevedad. En cuanto al lenguaje, tal como nos tiene acostumbrados el autor, es claro –también para quienes no tienen especiales conocimientos teológicos– e incluso ameno, pero sin sacrificar por eso la riqueza de los contenidos ni la profundidad.

Este libro muestra convincentemente que esas ocho «locuras» de Cristo son verdaderamente el camino que conduce a una vida lograda o, como dice el subtítulo, una contracultura que humaniza.


La escuela de las emociones.
Anselm Grün

Las emociones nos dinamizan. Nos ponen en m:ovimiento y modelan no solo nuestra interioridad, sino también nuestra conducta y nuestra relación con el mundo y con los demás.

Al mismo tiempo, las emociones son ambivalentes. No suelen ser claras e inequívocas. Pueden avasallarnos y paralizarnos, o pueden estimularnos a emprender algo. Muchas veces no somos capaces de entenderlas acertadamente, pero necesitamos comprenderlas para clarificarlas y transformarlas. De ese modo suscitarán en nosotros un dinamismo que nos impulsará para trabajar por un mundo y un futuro mejores para todos.

«Al leer mis palabras sobre las emociones vas a entrar en relación contigo mismo: vas a descubrir tus propios sentimientos y emociones y, con ello, vas a explorar tu interior. Vas a leer también algo sobre tu propia persona. Tal vez lo que yo escribo no se corresponda siempre con tu autopercepción personal. Si así fuera, mis ideas serían una invitación a que formules con tus propias palabras tus emociones personales» (Anselm Grün).


Aspectos del corazón.
Joan Chittister

Para aprender acerca del corazón humano dependemos de las experiencias vitales y de los guías que encontramos a lo largo del camino. Estas páginas ayudarán al lector a reconocer muchas características del corazón: Un corazón amable. Un corazón humilde. Un corazón que no juzga. Un corazón que celebra. Un corazón que confía... Le asegurarán que las tormentas de la vida son el lugar donde buscar a Dios. Le ofrecerán la sabiduría de que «la verdadera paz requiere resistencia al mal, pero no de cualquier manera». Le mostrarán que debe «arriesgarse a renovarse». Le ayudarán a reconocer y valorar el tesoro que posee.

En las expertas y proféticas palabras de Chittister, estas reflexiones son como un manual para comprender el poder del corazón y la fuerza del amor. Su compendio de sabiduría nos recuerda implícitamente que, aun cuando la práctica disciplinada y el decir «sí» al amor no hagan desaparecer nuestros problemas, sí nos ayudarán a reconocer la Luz cuando se haga presente en la oscuridad. En el acto de abrir el corazón, la profunda y transformadora quietud de Dios comienza a moverse. Vive en los límites de tu corazón, nos dice la autora. Aminora tu ritmo, nos recuerda. Mira a tu alrededor. Vive la vida en profundidad.


4 de julio de 2014

Cibersexo, una tentadora y ecantadora triste realidad!

 Por Luis Alva

Cada fin de semana, comparto con los seminaristas del curso de filosofía la temática "desafíos mundanos", se trata de diversos temas (no religiosos) que afectan al hombre en general, especialmente al joven que se encuentra en proceso de "formación/educación",  y que tiene mucha injerencia con los jóvenes que se forman para futuros sacerdotes, dado que la oferta es para los jóvenes en general.

Se trata del cibersexo! Anticipo que no se trata de un estudio o un estricto análisis del  tema cibersexo, sino, a partir de algunos datos y estudios serios, realizar una descripción del tema de tal modo que nos permita en un primer lugar ver su alcance que tiene en el ser humano. Más adelante profundizaremos el tema concretamente con la formación sacerdotal

El cibersexo!!

Según el doctor Joan Mir Pizà, médico sexólogo y miembro del Grupo de Sexología de SEMERGEN, “el cibersexo es el consumo de sexo a través de internet, sea mediante chats (con o sin webcam), cuya temperatura erótica va ascendiendo o mediante webs pornográficas, cuya visualización desemboca normalmente en conductas masturbatorias”.

Por otra parte, el cibersexo es una forma de sexo virtual en el cual dos o más personas conectadas a través de una red informática se mandan mensajes sexualmente explícitos que describen una experiencia sexual. Es un tipo de juego de roles en el cual los participantes fingen que están teniendo relaciones sexuales, describen sus acciones y responden a los mensajes de los demás participantes con el fin de estimular sus deseos y fantasías sexuales. Todo esto según Wikipedia.

De las dos definiciones podemos unificar algunos elementos convergentes.

Principalmente, el cibersexo es el consumo de sexo (pornografía, imágenes eróticas, audio erótico, etc.) en la internet.

El cibersexo se trata de una experiencia sexual virtual entre dos o más personas (chat, webcam, sexo online, etc.).
La consecuencia de esta experiencia sexual es el estímulo del deseo sexual impulsivo y al acto masturbatorio (normalmente).

Tipos y modalidades de cibersexo

La cosa empezó ya hace algún tiempo con las páginas web de fotos pornográficas y de relatos eróticos, pero las posibilidades de práctica de cibersexo van aumentando conforme evoluciona la misma red. Existen principalmente dos tipos de cibersexo, el primero  se da a través de conversaciones online de tipo sexual (chat) y del consumo de pornografía disponible en Internet (pornografía online). De estos dos tipos se desprende diversas modalidades.

Chat: se está convirtiendo en la forma más común de practicar cibersexo, tan popular como ver fotos pornográficas online; muchas personas empiezan en la actualidad con el chat y posteriormente experimentan con tipos de cibersexo más sofisticados. Se practica tanto en web chats como mediante mensajeros instantaneos y se puede efectuar como cibersexo 1 a 1 o a modo de orgía, en grupo con varios participantes. Los participantes pueden disfrutar del juego de la seducción y darse mutua satisfacción gracias a la interactividad de esta modalidad.

Email: es menos utilizado que el chat porque no provee la misma interactividad en tiempo real, pero algunos practicantes pueden iniciar su relación en un chat y proseguirla utilizando no sólo el e.mail sino también el teléfono hasta, posiblemente, terminar con una cita en la vida real.

Juegos de rol on-line: existen MUDs y MMORPGs diseñados especialmente para la práctica del cibersexo. Los MUDs, MMORPGs, TinyMUD o MUCKs son juegos de rol on-line, de todo tipo, con múltiples participantes que se encarnan en personajes o avatares. Cuando estos juegos están centrados en la práctica del sexo se les suele conocer como MudSex, TinySex o simplemente TS. Evidentemente, se trata de una de las formas que más producen la desconexión de la realidad y la creación de una nueva identidad.

Webcams: Algunas páginas web ofrecen la opción de conectar con las webcams de profesionales que se exhiben en actitudes eróticas. También algunas ofrecen la posibilidad de conectar con webcams de usuarios, mientras que otros optan por realizar una conexión particular, de usuario a usuario, utilizando sus respectivas webcams. En internet, existen páginas de trucos para el uso de la webcam en la práctica del cibersexo, consejos del tipo cuándo es el momento adecuado para encender la webcam o para pedir a la ciberpareja que lo haga, cómo salir bien en la cámara, cómo moverse ante ella…

Audioconferencias: gracias a que los mensajeros instantáneos ya permiten la opción de conferencias de audio, los aficionados al cibersexo pueden establecer una conversación hablada; se trata entonces de algo semejante al sexo telefónico. Sus ventajas son que se puede jugar con entonaciones sensuales o gemidos y el contacto puede ser más cercano. Pero en contrapartida se pierde anonimato y puede resultar más difícil crearse una nueva identidad y ya no digamos pretender ser de un sexo distinto al que se es.

Videos: se pueden encontrar videos pornográficos tanto de profesionales como de amateurs. La mayoría de páginas ofrecen unos segundos de video gratuitos pero es necesario pagar alrededor del coste de un SMS para descargar un video completo de unos 11 minutos. El usuario los puede guardar en su ordenador y hacer uso de ellos a su gusto, para su sólo disfrute, para compartir con una pareja…

Fotos: a diferencia de los videos, la contemplación de las fotos suele ser gratuita. Habitualmente están agrupadas en un gran número de secciones, similares en la mayoría de webs dedicadas, tales como amateur, fetichismo, asiáticas, maduras, mojaditas, universitarias, negras, sexo anal, latinas… Y también a diferencia de los videos los usuarios suelen contemplarlas online –aunque existe la posibilidad de descargarlas- y la sesión suele terminar con una masturbación en solitario.

Relatos eróticos: también se suelen agrupar en categorías (infidelidades, autosatisfacción, sadomaso, orgías, lésbicos, filial, gay, dominación…) y están escritos por los mismos usuarios, habitualmente presentándolos como experiencias propias, aunque ello puede tratarse de una licencia literaria. Se trata también de una forma individual de practicar el cibersexo, para amantes de la lectura… Fuente

 ¿Quiénes son vulnerables a volverse adictos al cibersexo?

Aquellas personas que han sido reprimidas sexualmente y que de repente encuentran un universo infinito de oportunidades sexuales en el Internet, que no implican ni contacto físico ni el involucrarse emocionalmente.

Personas inseguras y con baja autoestima recurren al cibersexo porque el hecho de ser anónimos los libera de la carga que implica estar satisfechos con su cuerpo o su forma de ser.

Personas que sufren de depresión.

Aquellos que atraviesan por una crisis en sus relaciones de pareja.

Los que no encuentran satisfactorio el sexo con su pareja estable.

Personas obsesionadas con otros comportamientos sexuales enfermizos.

¿Qué les pasa a los adictos al sexo? 

Las personas que sufren de adicción sexual tiende a ser dominados por pensamientos de sexo que interfieren en sus relaciones personales y laborales. Tanto los hombres como las mujeres pueden ser adictos al sexo. Una característica de los adictos al sexo es que niegan que su comportamiento sea problemático y buscan excusas para justificar su comportamiento.

Tener una adicción al sexo implica comportamientos que, además del sexo virtual o del cibersexo incluyen:

Masturbación compulsiva

Múltiples romances extra matrimoniales o fuera de la relación estable

Múltiples compañeros sexuales o sexo de una noche

Atracción desmedida hacia la pornografía

Acoso sexual hacia otros

Sexo sin protección

Exhibicionismo

Prostitución o uso de prostitutas

Prácticas sado-masoquistas durante el acto sexual

Voyerismo

Sexo telefónico

¿Existe algún tratamiento para el cibersexo y otras formas de adicción sexual?

¡Desde luego que sí! Por lo general, el tratamiento para las adicciones sexuales se centra en controlar el comportamiento y ayudar a la persona a desarrollar una sexualidad sana. Además, existen grupos de apoyo y programas de recuperación similares a los que se usan para adictos al alcohol y las drogas. El algunos casos y si el médico así lo recomienda,  se pueden usar medicamentos para atacar el desorden obsesivo compulsivo.


Recuerda que lo primero que se necesita cuando se trata de una adicción, es reconocer que se tiene. Si te encanta el cibersexo o estas iniciando en esta actividad conversalo con tus supeiores antes de que el problema se te salga de las manos. Pide ayuda y déjate ayudar por tu familia y por especialistas en esta área. Fuente

Como motivo de reflexión:



 “Todo lo que en los medios modernos de comunicación social conduce a la excitación de los sentidos, al desenfreno de las costumbres, como cualquier forma de pornografía y de espectáculos licenciosos, debe suscitar la franca y unánime reacción de todas las personas, solícitas del progreso de la civilización y de la defensa de los supremos bienes del espíritu humano. En vano se trataría de buscar justificación a estas depravaciones con el pretexto de exigencias artísticas o científicas, o aduciendo como argumentos la libertad concedida en este campo por las Autoridades Públicas”. (Humanae Vitae, 22 Pablo VI)


3 de julio de 2014

El formando entre la transferencia y la contratransferencia. Afectos y acompañamiento espiritual

 Por Luis Alva

Nos encontramos ante un tema poco conocido y consecuentemente poco comentado entre educadores, formadores o superiores. Se trata de algo que está latente en la mayoría y muy patente en a minoría. La formación de los futuros sacerdotes es muy delicada, por el cual se necesita educadores empapados de espiritualidad, con gran  madures afectiva y que estén psicológicamente sanos.

Los afectos resultan decisivos en una relación de tipo espiritual.  Se trata de una influencia que los afectos presentan en el contexto de un acompañamiento espiritual, de un coloquio, tanto de una parte como de la otra, es un tema muy específico, sin embargo concierne a toda persona, particularmente si esta desempeña un papel de formador, acompañador o superior de una comunidad.

La transferencia que nace en un contexto psicoanalítico, puede percibirse con frecuencia en el ámbito espiritual, con ocasión de coloquios, durante el acompañamiento o también en la confesión.

El primero en estudiar de manera explícita la “transferencia” fue Sigmundo Freud, que había observado cómo los pacientes tendían a revivir, literalmente, a transferir a la persona del analista lo que habían experimentado anteriormente en relación con figuras significativas de su vida, como los padres, los profesores, los educadores y amigos.

De este modo la transferencia se manifestaba como una especie de desplazamiento del afecto experimentado, que se mantenía a pesar del tiempo transcurrido y la diversidad de situaciones. Este descubrimiento, realizado inicialmente en el contexto de las sesiones psicoanalíticas, esta presente, sin embargo, en toda relación y ámbito significativo y, por consiguiente, también en la vida sacerdotal y religiosa.
Al respecto, Imforma de los resultados de una investigación según la cua el 70 % de los sujetos, todos ellos religiosos, presentaban durante su formación “transferencias”, con consecuencias críticas desde el punto de vista formativo.

El problema es importante, sobre todo porque compromete directamente a otra persona a la que el sujeto transfiere sus sentimientos. También el que acompaña en tales situaciones puede revivir inconscientemente con deseo, frustración o conmoción episodios conmovedores de su propia vida, es lo que en psicología se conoce con el término “contra-transferencia”.

El problema de la transferencia en el ámbito del acompañamiento espiritual exige, ante todo, que quien acompaña haya tenido ya la ocasión de trabajar sobre sí mismo, reconociendo lo que está sucediendo le concierne a él y a determinadas situaciones concretas de su vida que no tiene nada que ver con la persona que tiene ante sí. De lo contrario, surgirá un malestar no resuelto que impedirá ver y escuchar a la persona, porque le están poniendo otros vestidos, pugnando por entrar en su historia real.

Podría también suceder que el acompañante someta a la otra persona a extorsiones afectivas más o menos sutiles, o a  imposiciones que no ayudan a crecer, sino que, como mucho, desarrollan una actitud de complacencia y no de lectura de lo que el Espíritu le dice al corazón.  Jesús nnca así a las personas; más aún, en el mmento crítico saber decir con franqueza a Pedro y a los doce: “¿También vosotros queréis marcharos?” (Jn 6,67). Tampoco utiliza milagros para mantener junto  a sí a la muchedumbre: son significativas a este respecto las palabras que siguen a la resurrección de Lázaro: “desatadlo y dejadlo andar” (Jn 11, 44).

Conociendo y afrontando la transferencia y la contratransferencia se aprende no solo a no temerla, sino también a no exagerar su importancia; de hecho amaos elementos no constituyen ciertamente la dimensión del acompañamiento en su totalidad.

La temática “transferencia - contratransferencia” confirma el dicho según el cual “nadie puede dar lo que no tiene”: el acompañante está llamado a explorar sus propias zonas problemáticas y a cultivar, al mismo tiempo, una relación personal con la Fuente Primera. Y, viceversa, volvería a hacer su aparición en este contexto la advertencia de Jesús contra la presunción farisaica de quien pretende estar por encima de los  demás, en prejuicio de todos; “¿Podrá guiar un ciego a otro ciego?” ¿No caerán los dos al mismo hoyo? El discípulo no es más que el maestro; si bien, ya instruido, será como su maestro (Lc 6, 39-40).


Cf. Giovanni Cucci, La fuerza que nace de la debilidad. Aspectos psicológicos de la vida espiritual. Santander, Sal Terrae, 2013, pp. 99-103


2 de julio de 2014

Misiones/Asignamiento de verano o Vacaciones? Yo solo soy Seminarista…


Muchos de nosotros estamos en el tiempo de misiones o asignamiento de verano en nuestras Diócesis. Nos hemos encontrado con muchas sorpresas muchas las hemos catalogado como buenas y algunas como malas pero, lo que si es cierto es que cada una de ellas es formativa. Tenemos la tentación de hacer mucho en las parroquias o en los centros de formación pero hay que tener en mente que nos iremos de ese lugar en poco tiempo y que si no hay nadie que continúe lo que tal ves hemos comenzado terminara por diluirse, y eso desanimara a los grupos, sintiéndose incapaces de continuar por si mismos.

También podemos tener la tentación de no hacer nada y solo saludar y andar de un lugar a otro perdiendo el tiempo, pensando que solo estaremos por un momento, seriamos mediocres sin iniciativa ni expectativas si nos dejáramos llevar por esto. El pueblo de Dios merece futuros sacerdotes que demuestren que quieren ser sacerdotes no solo “el que dice misa”.  Al arribar a una parroquia primero experimentemos el amor que el pueblo de Dios tiene por sus sacerdotes eso será un buen incentivo para trabajar! Veamos la realidad parroquial y seamos realistas en lo que puedo hacer. El hacer en una parroquia no significa establecer algo nuevo, un grupo nuevo etc. etc.,  sino ayudar a lo que ya esta pueda funcionar mejor. Muchas veces tenemos la tentación de criticar lo que no nos gusta de la parroquia ya sea en su estructura, administración, organización y sobre todo liturgia! Tengamos visión de Iglesia Universal no de gustos personales.

Somos asignados en nombre de la Iglesia y para la Iglesia no estamos a titulo personal. Llevemos a Cristo a las personas, no nos prediquemos a nosotros mismos, no quitemos el mensaje evangélico y pongamos nuestro propio mensaje. Recordemos que no somos los dueños de la viña, sino sus trabajadores. Veamos el rostro del Señor en toda persona; rico, pobre, niño, joven, anciano. Recordemos que estamos ahí para compartir lo que sabemos y aprender de lo mucho que nos puede ensenar la comunidad Cristiana. No estamos por encima de nadie, no somos más que nadie, no esperemos recompensas. La recompensa ya la tenemos; el haber sido llamados por aquel que nos creo y pensándonos nos llamo a la existencia, que regalo tan grande que hemos recibido y que portamos en vasijas de barro. Somos tomados de entre la comunidad para servir a la comunidad, demostremos que queremos ser sacerdotes, para poder servir en el sacerdocio ministerial debemos vivir el sacerdocio bautismal. Siempre hay que tener en mente lo que el Señor ha dicho: “Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, pues así fue de tu agrado. (Mt. 11, 25)


 Gerardo Cebello-Gonzales
Pontifical College Josephinum
(2° de Teología)
Arquidócesis de Atlanta
USA