La crisis como posible buena noticia

La dirección espiritual en el Seminarista

Naturaleza, crisis y fines de la dirección espiritual

El problema de la transferencia

En el ámbito del acompañamiento espiritual

La formación de los formadores, grande reto de la formación

Entrevista completa de Mons. Carlos Patron Wong, Secretario para los seminarios

El Cibersexo

Una tentadora y encantadora triste realidad!!!

16 de diciembre de 2014

La formación en comunicación, necesaria en los seminarios

Por Ramón Antonio
Publicado por Aleteia

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) a través del departamento de medios de comunicación social viene desarrollando talleres de formación dirigidos a los seminaristas de este país, con el objeto de ofrecerles un conocimiento inicial en el uso de estos recursos comunicaciones para que puedan ponerlos en práctica de manera eficiente en la labor pastoral, según se conoció desde la propia institución.

La CEV considera necesario “crecer en la formación comunicacional, especialmente entre aquellos que se están preparando, no sólo para ser pastores del Pueblo de Dios, sino anunciadores de la Buena Noticia de Jesús”
.
Se conoció que los talleres están fundamentados no sólo en las técnicas propias de las áreas comunicacionales, sino también en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, donde se plasma que el secreto de la evangelización es la “gratuidad y el amor (...). Comunicándolo, el bien se arraiga y se desarrolla”.

Acotan que “el Papa Francisco durante su pontificado ha resaltado la importancia de la comunicación y los caminos electrónicos por los cuales el evangelio llega más rápidamente a las personas”.

El taller más reciente correspondió al Seminario “Santa Rosa de Lima”, ubicado en el municipio El Hatillo, al este de Caracas, donde 43 seminaristas recibieron con gran entusiasmo e interés el curso junto a los presbíteros Francisco Morales y José Celestino Rojas, rector y formador del Seminario, respectivamente.

Durante la jornada hubo momentos de trabajos grupales e intercambio de experiencias, siendo guiados por el presbítero y comunicador social, Pedro Pablo Aguilar y la periodista Gliderbys Suárez, directores del departamento de medios de comunicación social y de la oficina de prensa de la CEV, respectivamente.

Los testimonios de los participantes resaltan la importancia de “este servicio comunicacional considerado como una de las tareas más comprometedoras de la Iglesia”, sobre todo en la formación de los futuros presbíteros.

“Es bueno que la CEV tenga la iniciativa de llevar estos talleres a los seminarios y tener este ámbito de formación y crecimiento enriquecedor e importante”, afirmó el padre Francisco Morales.

“No siempre es tan fácil colocar en el pensum académico todo lo que consideramos importante para la pastoral, pero en este caso a lo que tiene que ver con los medios de comunicación social debe buscársele el espacio”, añadió.

Para el seminarista de la arquidiócesis de Caracas Jesús Godoy, de cuarto año de Teología, “fue una experiencia novedosa. La información que se dio es importante sobre todo para nosotros, como futuros sacerdotes, que somos principales comunicadores dentro de las parroquias, formamos agentes de pastorales, trabajamos con catequistas".

"Manejar las herramientas de la comunicación es indispensable -destacó-. Además, el mandato de Jesús es comunicar”. “Sería una gran oportunidad, dentro de la materia Lenguaje y Comunicación incluir algunos temas de medios de comunicación social”

Para Gabriel Guzmán, de la arquidiócesis de Caracas, “vemos este tema como una necesidad de aprender a ser comunicadores ya que seremos futuros pastores y necesitamos comunicar correcta y efectivamente el mensaje de Dios".

"Desde el punto de vista práctico, hoy en día debemos orientar la comunicación social desde la evangelización y es grato saber que la Iglesia está abordando estos nuevos púlpitos para llevar la Palabra a mucha gente utilizando las redes sociales, herramientas que debemos manejar correctamente”.

El seminarista Martín García, de segundo de Teología de la diócesis de Acarigua-Araure afirmó que “estando en la era de la comunicación, este taller ha sido importante aunado a lo que nos ha venido diciendo el Papa Francisco con respecto a abrir las puertas y ventanas de la Iglesia para que la gente entre".
En su opinión, "no sólo nosotros tenemos que esperar que la gente se acerque a la Iglesia sino que nosotros debemos ir al encuentro de ellos; una nueva forma de hacerlo son los medios de comunicación”.

“Interesante podríamos llamar al taller ya que con estas nuevas tecnologías podemos llevar y llegar más rápido el mensaje del Señor -declaró Joseph Robaina, de la arquidiócesis de Caracas-. Es necesario utilizar de manera consciente las redes a fin de evangelizar, y por supuesto, realizar talleres formativos”.

Para el padre José Celestino Rojas, de la diócesis de Valle de la Pascua, “es una necesidad que los futuros sacerdotes manejen estos recursos; si nos olvidamos de los medios de comunicación el mensaje no llegará a esos lugares donde no podemos ir con la inmediatez que llega hoy en día”.

Los organizadores destacaron que el Papa Francisco durante su pontificado ha resaltado la importancia de la comunicación y los caminos electrónicos por los cuales el evangelio llega más rápidamente a las personas.


Recordaron que la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales prevista para el 17 de mayo de 2015, está dedicada a la Familia con el atrayente título Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor, contenido que representará un reto en la formación de estos futuros sacerdotes.


15 de diciembre de 2014

Bendito sea Dios! 35 nuevos sacerdotes para su Iglesia!!!

El Cardenal Velasio De Paolis C.S., ha ordenado sacerdotes a 35 Legionarios de Cristo de 11 nacionalidades diferentes en una misa en la Basílica de San Juan de Letrán, en Roma. Asistieron unas dos mil personas a la ceremonia entre familiares y amigos. Entre los nuevos sacerdotes se encuentran el barcelonés Pablo Roger, actualmente en San Luis Potosí (México) y el P. Mauricio Ruiz, que desempeña su ministerio en Valencia en el colegio Cumbres School y en la pastoral juvenil del Regnum Christi.


En su homilía, el Cardenal dijo: “Las ordenaciones sacerdotales son siempre motivo de confianza en el futuro, de esperanza”. Añadió: “y este año tanto más porque marcan un momento de particular importancia para la vida del mismo Instituto. Durante los últimos tres años la Legión, siguiendo las instrucciones y directivas del mismo Santo Padre, ha afrontado y recorrido un camino de verificación de su historia y de su vida”.

De Paolis recordó también que el sacerdocio los introduce a una intimidad especial con Jesucristo: “Vuestra vocación es al amor, y al amor más grande, que es el don de la propia vida. Es una vocación a la amistad con Jesús”.

Dirigiéndose a los ordenados el Cardenal les dijo que su vocación “es un don para los demás: para la Iglesia, para la salvación del mundo”. Y también les señaló: “Queridísimos jóvenes, hoy alcanzáis la meta de vuestra vocación. Una meta imposible para los esfuerzos y las fatigas humanas, aunque éstas se requieran y en modo perseverante. […] Para vosotros ha sido una decisión que habéis madurado durante muchos años delante de Dios y de vuestra conciencia, ayudados por el consejo de vuestros superiores; en la oración asidua, para tener la luz necesaria y el conforto de la fuerza del Espíritu Santo”.

Además agradeció a los padres de familia, a los formadores y a quienes con su oración han acompañado los nuevos sacerdotes a llegar a este momento decisivo de sus vidas.

Los 35 nuevos sacerdotes provienen de 11 países: Alemania (1), Australia (1), Brasil (3), Colombia (3), España (1), Estados Unidos (9), Francia (1), Guatemala (1), Hungría (1), México (12), Nueva Zelanda (2). El mayor de los nuevos sacerdotes tiene 40 años; el más joven tiene 30.

De los 31 nuevos sacerdotes, 16 iniciaron su discernimiento vocacional en los centros vocacionales (seminarios menores) de la Legión de Cristo. El resto ingresó directamente en el noviciado después de haber concluido el bachillerato, durante el período universitario o después de haber tenido alguna experiencia laboral.

La historia vocacional de la mayoría de ellos se puede leer  Aquí

Con datos recopilados de Análisis digital


9 de diciembre de 2014

De seminarista clandestino a sacerdote, de sacerdote a inspector de la Policía soviética... Después de 32 años retoma el sacerdocio

Por Pablo J. Ginés
Publicado por Religión en Libertad

El padre Konstantin Bojars cuando cumplió 80 años - volvió a celebrar misa con 63, después de su etapa como fiscal policial

No hay muchos curas católicos que puedan decir que han sido inspectores de la Policía soviética.

Este es el peculiar caso del padre Konstantins Bojars, que fue seminarista clandestino en la URSS, llego a ser cura, luego colgó los hábitos, se hizo policía y fiscal soviético, buceó en el mundo del crimen, y volvió a la fe y a la vida sacerdotal después de una larga espera, un periodo de prueba.

Recuerda la conquista soviética
Konstantins Bojars nació en Letonia en 1932. Dice que recuerda cuando los tanques soviéticos tomaron su país en 1936, que recuerda el paso de los tanques hacia Riga teniendo él 4 años. Y después llegaron los nazis. Y después los soviéticos otra vez.

En su familia eran 6 hermanos, aunque dos murieron por enfermedades siendo niños. En las zonas rurales recién conquistadas la persecución religiosa no era tan sistemática como en otros sitios. Podía ir a misa cada domingo con su familia, a una iglesia a 5 kilómetros de su casa. Recibió dos años de catequesis, hizo la primera comunión y siguió acudiendo a la parroquia y ayudando como monaguillo.

En el seminario clandestino

En 1949, con 17 años, marchó a Riga dispuesto a ser sacerdote. Ingresó en el seminario clandestino. Era un seminario que las distintas autoridades civiles habían abierto y cerrado en varias ocasiones. El obispo a veces ordenaba estudiantes de último curso o seminaristas de forma apresurada, por ejemplo al ver volver a los soviéticos.

"Para el gobierno resultaba fácil disolver el seminario: bastaba con llamarnos a filas y enviarnos al lugar más lejano posible de la URSS. Algunos, como yo, acabamos haciendo el servicio militar en un pueblo de Rusia donde estaban construyendo el ferrocarril de Moscú a Borkuta. Hacía un frío terrible que llegaba en ocasiones a los 50 grados bajo cero. Se podía soportar porque era un frío seco pero teníamos que estar moviéndonos constantemente para no congelarnos". En aquel campo llegaron a ser 9 los seminaristas lituanos. Recuerda que, al menos, las autoridades del lugar no se portaban mal.

Sacerdote con formación escasa

De vuelta a Letonia, fue ordenado sacerdote a los 26 años. Su formación sacerdotal, explica, "fue muy precaria y agitada. En aquellas condiciones era prácticamente imposible formarme mejor: no podíamos viajar, ni salir del país ni entrar en contacto con otros católicos".

Ejerció como sacerdote cinco años en una parroquia. Luego, en 1963, "tuve una crisis de vocación y lo dejé".
  
  
Fiscal: crímenes pasionales y robos

Estudió derecho, se graduó en 1969 y empezó a trabajar de fiscal, y luego de inspector de policía de investigación criminal.

"Mis funciones eran las de cualquier fiscal: investigar robos, hurtos, violaciones u asesinatos. Entonces no había sicarios ni asesinos a sueldo. Viajé por Letonia buscando culpables de distintos crímenes. Eran investigaciones largas que duraban dos o tres años: borrachos que mataban a sus esposas en un momento de arrebato; mujeres que envenenaban a sus maridos por celos, etc...".

Bojars quiere dejar claro que desde su posición no tenía acceso ni competencias en los temas de persecución religiosa o política, de los que se encargaba el Comité de Seguridad del Estado. "No estaban dentro de mi campo ni yo podía hacer nada por ellos", comenta.

Nostalgia de Dios y del sacerdocio

En los años 70 estuvo varias veces al borde de la muerte y se planteó el sentido de su vida. Algunos de sus amigos habían apostatado; otros, simplemente, se habían alejado de Dios. Pero él siempre había creído en Dios y ahora se iba dando cuenta de que cometió un error al dejar el ministerio sacerdotal. Le dolía ver a la Iglesia acechada y perseguida y con escasez de sacerdotes.

"Aunque yo había sido infiel a mi vocación, sabía que había sido ordenado sacerdote para siempre y deseaba volver a consagrar el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sentía las mismas ansias que el hijo pródigo cuando vivía en tierra extraña y pensaba sin cesar en la casa de su padre".



El cardenal Pujats de Letonia,
veterano de muchos años bajo el comunismo

"Hablé con el cardenal Pujats. Como es lógico me hizo esperar muchos años. Lo entendí. En otros países esa espera hubiera sido imposible pero la jerarquía conocía bien las circunstancias en las que me había formado y en las que había vivido durante los primeros años de mi sacerdocio".

"Aguardé décadas viviendo en celibato hasta que comprobaron el estilo de vida que llevaba, la solidez de mis disposiciones, mi rectitud de intención. Veían que no buscaba nada material, que tenía la vida resuelta en ese aspecto. Se cercioraron que no había hecho nada contrario a una conciencia cristiana: ni denuncias falsas, ni torturas ni cooperación con la injusticia, y que no había tenido que ver con la represión política y religiosa de ese régimen materialista."


La Caída del Muro... y la vuelta al sacerdocio

En 1989 cayó el Muro de Berlín y el régimen comunista. De 1990 a su jubilación se dedicó a la rehabilitación legal de los ciudadanos reprimidos por el sistema soviético. En 1994 se integró ya plenamente en las tareas eclesiales y un año después le concedieron las licencias sacerdotales de nuevo. Habían pasado 32 años desde que celebró su última misa.

Desde entonces ha atendido zonas del país que durante décadas no tuvieron sacerdote y ha levantado varias iglesias de nueva planta. Descubrió, por ejemplo, que una vez la Iglesia pone los cimientos y el terreno y empiza a construir, el resto de la edificación tienden a terminarla y financiarla los feligreses. En cambio, pedir que ellos inicien la construcción no funciona. Construir en Letonia es una lucha contra el papeleo: su experiencia como fiscal le ha sido muy útil.



Dios escribe recto con renglones torcidos

Uno de sus grandes orgullos es haber reconstruido la primera iglesia de piedra que San Menardo, el primer obispo del país, hizo levantar. El lugar estaba arrasado y lleno de arbustos, abandonado durante décadas, y hoy vuelve a ser un lugar de oración y peregrinación (www.meinardadraudze.lv).

"Cuando viene a verme alguna persona desesperada, siempre le digo que confíe en Dios, que escribe recto sobre renglones torcidos y saca cosas buenas hasta de nuestros errores y equivocaciones", asegura.


(Este testimonio, redactado por ReL, lo tomamos del recomendable libro de José Miguel Cejas "El baile tras la tormenta; relatos de disidentes de los países bálticos y Rusia", complementado con datos de Katolis.lv).


3 de diciembre de 2014

Primer Encuentro Online de Seminaristas. 06 de diciembre!

El próximo sábado 6 de diciembre, organizado por la Red Mundial de Seminaristas, se llevará a cabo el Primer Encuentro Online de Seminaristas. Dirigido a sacerdotes, seminaristas, y laicos en general, contará con la participación en vivo de 10 seminaristas diocesanos y religiosos de Italia, Chile, Colombia, México, Venezuela, Argentina, Costa Rica, España y Estados Unidos.

Durante el encuentro online de una hora, los seminaristas hablarán y responderán preguntas del público acerca de la situación actual de los estudiantes que se forman hacia el sacerdocio, sus experiencias en los distintos países donde se encuentran, y la influencia del papa Francisco en su vocación.

El objetivo de la iniciativa es conectar distintas realidades eclesiales en las que los seminaristas viven y llevan a cabo su trabajo pastoral y el discernimiento de su vocación.

El arzobispo Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Congregación para el Clero, por medio de un correo electrónico deseó a los seminaristas participantes en este encuentro que esta sea “una oportunidad de formación y crecimiento en su respuesta vocacional”.

Uno de los coordinadores del encuentro, el seminarista Robinson Ortiz explicó que todos podrán ver la transmisión en vivo el próximo sábado 6 de diciembre a las 9 (hora de México, Costa Rica y el centro de los Estados Unidos), 10 (hora de Nueva York, Colombia, Perú), 10.30 (hora de Venezuela), 16 (hora de Madrid y Roma). O bien pueden entrar directamente a Youtube.


Robinson Ortiz añadió que toda la información durante la semana estará disponible a través de las redes sociales: Facebook; Twitter y google.+

Publicado por AICA


27 de noviembre de 2014

Jorge Enrique, un joven seminarista que habla de Dios en la web!

Por Luis Alva

Inicio este breve confesando que soy un asiduo lector de los escritos de Jorge Enrique Mujica.

El pasado 26 de noviembre Jorge Enrique ha cumplido diez años trabajando en la web y merece que en una web dedicada a seminarista le ofrezcamos nuestro agradecimiento.

Jorge Enrique, es un seminarista (Teólogo) miembro de la Congregación Legionarios de Cristo. Es de nacionalidad mexicana y actualmente estudia el tercer año de teología en la Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma. Y es uno de los comunicadores más importante que tiene la Legión (palabras de sus superior).

"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada" ha respondido al halago realizado por su superior. 

Enrique es un excelente comunicador. Está presente en la red en diversos medios: Actualidad y AnálisisEvangelidigitalizaciónTwitter, LinkedinFlickrFacebook, etc.  Es conocido como Ciberlegionario, Pastor de la web, Apóstol 2.0, Capellán digital.

El propósito de este breve (además de resaltar la grandeza de comunicador) es elogiar su trabajo en favor de la Iglesia.

Jorge Enrique ha escrito para su blog más de 1.500 artículos. Ante esta multitud de escritos cabe preguntarnos ¿De dónde saca tiempo para escribir? ¿En qué momento de su (ajustado) horario escribe? ¿Cómo equilibra las actividades propias de la formación como religioso con sus actividades en la red?

 En un reciente Encuentro de comunicadores en Cádiz, Jorge Enrique nos ha revelado que dedica su tiempo de descanso para interactuar en la red. Y lógicamente, el horario de un formando es “ajustado”, las diversas actividades propias de la formación  ocupan al 100% el horario de cada día, y administrar un blog no es cosa fácil.

Dedicar el tiempo de descanso para evangelizar en la red merece todo nuestro agradecimiento. Enrique es un referente inmediato para “hacer” más de lo que ya estamos “haciendo”.  
Entre los diversos valores que denotan el trabajo de Enrique puedo resaltar el valor del sacrificio. Quien vive el valor del sacrificio vive en constante superación, haciendo el bien en todo lugar y tiempo donde se encuentre! No hay duda que Enrique será un buen sacerdote y  uno de los mejores comunicadores en la Iglesia.

Respecto al título: Un seminarista que habla de Dios en la red. No hay menor duda que todo el trabajo de Enrique apunta a la evangelización de los hombres. Enrique es un hombre de Iglesia, denotase en sus primeros pasos como seminarista. Ama a la Iglesia, tiene un aprecio único para con el Papa, se identifica siempre con su comunidad de Legionarios.

Hablar de Dios en la Red es una tarea difícil. Enrique no sólo habla de Dios, sino que en muchas de las ocasiones nos habla de lo que Dios le habla por medio de diversos acontecimientos, como su fraternidad, sus retiros espirituales, sus momentos de paseos, etc.

Enrique es claro en sus escritos, es optimista y quiere iluminar los acontecimientos del mundo por medio de la fe. Sus escritos es una fusión entre fe e inteligencia acompañado de una valoración crítica desde su noble y sabio pensamiento.

Usa un lenguaje actual y sintético, está pendiente de las noticias más actuales dentro y fuera de la Iglesia, en ingles o en francés, etc. 

Todo esto ha convertido a Enrique en un verdadero comunicador eclesial. Ya es conocido en el mundo de la comunicación por su talante de comunicador, ha participado de diversos encuentros que se refieren a la comunicación en la Iglesia como ponente, tienes muchos seguidores en twitter y en Facebook, los lectores de sus publicaciones son en grande número, etc.

Enrique en breve será ordenado sacerdote. Nosotros sus lectores tenemos que apoyarle, brindarle nuestro apoyo material y espiritual. Para ayudar aquí


Habría muchas cosas más que hablar de Enrique, sin embargo, sólo me resta agradecerle por su entrega generosa en favor de la Iglesia.

Finalmente, Enrique es un humilde servidor, al igual que el Papa Francisco ha pedido que recemos por su vida y vocación: "Les pido una oración para que Dios me dé la gracia de hacer siempre algo bueno por Él".

(datos recopilados de su cuenta personal en Facebook)


25 de noviembre de 2014

Encuentro de Seminaristas Teólogos de las Diócesis del Sur

Por Agencia SIC 

La Diócesis de Cartagena acoge este fin de semana el Encuentro de Seminaristas Teólogos de las Diócesis del Sur, un encuentro en el que participarán 52 seminaristas y 17 formadores de los seminarios de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Guadix, Huelva, Jaén, Jerez de la Frontera, Málaga, Sevilla y los dos de Cartagena, San Fulgencio y Redemptoris Mater.

El encuentro comenzará el viernes 28 de noviembre, por la tarde, con el rezo de Vísperas y la Celebración de la Eucaristía en la capilla mayor del Seminario San Fulgencio. Tras la cena, los seminaristas realizarán un paseo por la capital murciana y visitarán a la Catedral.

El sábado por la mañana viajarán a Caravaca de la Cruz, que goza del jubilar a perpetuidad y que es ciudad teresiana, donde también este año se pueden ganar las indulgencias plenarias por el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Además visitarán el santuario de Nuestra Señora de la Esperanza de Calasparra y el Museo Salzillo de Murcia. Rezarán Vísperas en la iglesia conventual de las Madres Dominicas (Las Anas de Murcia) y serán recibidos por el Obispo de Cartagena en el Palacio Episcopal, Mons. Lorca Planes.

Ya el domingo, los seminaristas visitarán el Santuario de la Fuensanta, patrona de la ciudad de Murcia, donde celebrarán la Eucaristía presidida por el Obispo diocesano de Cartagena.


(Diócesis de Cartagena)


24 de noviembre de 2014

El adecuado uso de las redes sociales, reto para el seminario

Entrevista a monseñor Patrón Wong

El Centro Televisivo Vaticano difundió ayer en su sitio web y su canal oficial de YouTube una entrevista al arzobispo yucateco Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero, en la cual el prelado habla del papel del sacerdote y el seminarista en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías para comunicarse.

La videoentrevista, titulada “Quando il seminario è social”, dura tres minutos y 44 segundos y fue realizada en italiano por Giada Aquilino, colaboradora de Radio Vaticano. A continuación,el vídeo y la transcripción del contenido:


El aprovechamiento del internet y las redes sociales en la formación de los seminaristas hacia el tercer milenio es una realidad, ya no solamente una hipótesis.

“Hoy los jóvenes han nacido digitales, y nosotros, los formadores, debemos aprender a comunicarnos en forma veloz y breve”, comenta monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, arzobispo mexicano y secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero.

En la actualidad, en su formación, los futuros sacerdotes deben hablar este mismo idioma. Deben estar a la altura de los tiempos. El verdadero reto no es cómo usar las redes sociales sino cómo estar en las redes sociales testimoniando el Evangelio. De esto está convencido el secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero, quien dedica alrededor de 45 minutos al día para comunicarse a través de las redes sociales. Él considera, como el papa Francisco, que no se puede comprender una vida cristiana y una relación con Dios sin la misión de la comunicación.

“Como el papa Francisco ha dicho, la espiritualidad es como unarespiración: por una parte, la inspiración que es la presencia de Dios, la cual se da a través de nuestra oración, nuestra espiritualidad, nuestra cercanía con la Eucaristía. Y luego se hace la expiración, que ya es nuestra relación con los demás. Los seminaristas de hoy, los formadores de hoy, estamos llamados a comunicarnos también por estas redes maravillosas. Las redes sociales y los medios de comunicación se convierten para las nuevas generaciones no solamente en un medio de diversión sino en un real medio de comunicación. Como un hábitat natural”, comenta en el vídeo.

La realidad de los seminarios, por otra parte, está en evolución. Ya no son solamente un lugar de oración y de enseñanza, sino un lugar para aprender a utilizar las redes sociales, con la sabiduría que viene de otras partes del mundo.

“Hoy los jóvenes que llegan a nuestros seminarios han nacido en este mundo digital y somos nosotros, los formadores, los que tenemos que aprender a comunicarnos a través de estas redes. Y ésta es una gran ventaja. El gran reto es que nosotros, obispos, sacerdote y formadores, que no nacimos en esta era digital, las aprendamos a utilizar y vivir con estas nuevas relaciones con un nuevo mundo y con unas nuevas generaciones, de tal manera que los contenidos de valores del Evangelio puedan ser transmitidos a los jóvenes a través de los medios que los jóvenes de hoy saben manejar. Y también esto nos lleva a los adultos a aprender de ellos —los jóvenes— a compartir experiencias personales y comunitarias de manera breve, como en cápsulas de contenido”, expresa.

No se pueden pasar por alto los riesgos que estos medios entrañan; el reto está en aprender a valorar lo positivo que tienen, que todo esto lo ha sugerido también el papa Francisco, y sobre todo usarlos también en los momentos de dificultad.

“No solamente se comunican cosas bellas, agradables, placenteras sino también aquéllas que son dolorosas. El seminarista y el sacerdote tiene que aprender, a través de los medios de comunicación, a tener una experiencia de encuentro con sus hermanos, porque son maneras muy directas de comunicarse”, concluye monseñor Patrón Wong.

* * *

Sobre el mensaje, el padre Jorge Carlos Menéndez Moguel, párroco de Nuestra Señora de la Asunción, quien ayudó al Diario en la traducción de la entrevista, comentó que, “personalmente, me parece que los futuros sacerdotes y nosotros tenemos que saber utilizar correctamente las redes sociales”.

“Me parece que aunque se conozca la técnica se cometen muchas arbitrariedades con el mal uso de las redes, porque lejos de ayudar a que nos comuniquemos mejor, considero abaratan nuestro encuentro. Las redes sociales nos deben servir siempre como un medio para comunicarnos mejor y no solamente como un fin. Y los seminaristas y sacerdotes, que debemos ser expertos en comunicación, no podemos menospreciar el uso de estas redes: es como finalmente el hombre de hoy se está comunicando”, puntualizó.— Juan Carlos Góngora Solís

Publicado por Diario de Yucatan



20 de noviembre de 2014

Queridos hermanos seminaristas: Hay que gastar la vida por quien se ama!

Me dirijo con sencillas palabras a todos ustedes, que como yo, le hemos dicho sí a Cristo. Sí a ese Dios que nos ha tocado el alma con su mirada de amor y nos ha dado la fuerza para dejarlo todo y responderle ¡Sí Señor, puedes contar conmigo!... ¡Aquí estoy, para hacer tu voluntad!

Bien sabemos ustedes y yo, que el camino de seguimiento del Maestro, no es fácil, pues hay que remar contracorriente, por muchas veces con el temor de caer de la barca y ser arrastrados por la corriente. Es normal, por veces surgen ciertas incertidumbres y desafíos que nos hacen querer bajar de aquella barca, en la que con gran entusiasmo subimos un día con el Eterno Viajero.

Pensemos en Él… ¿no es Él quien nos ha dado la vida?... ¿Quién ha dado su vida por ti, al punto de entregarla completamente consumada en la Cruz?... bien lo sabemos… AQUÉL  QUE NOS HA AMADO PRIMERO… Si nos sentimos amados, nos sentimos llamados. Llamados no solo a darle algo, sino a darnos, a darnos por entero, con todo lo que implica la palabra: Alegría, Cruz, Gracia y la Vida Eterna.

Mi Fundadora, la Venerable Madre María Isabel de la Santísima Trinidad, tiene un pensamiento que me ayuda mucho: ¡Para amar a Dios tenemos una eternidad, pero para servirlo, apenas estos pocos días de vida!... Hay que gastar la vida por quien se ama, ¿no es lógico?. Es Jesús quien nos ha enseñado como servir, como un Siervo, haciéndonos siervos, como Él, como su Madre Amadísima, como tantos otros, que no tiraron la toalla, que a pesar de todo, lo dieron todo. No les estoy diciendo algo que no me atribuya a misma, por el contrario, todos estamos en pie de lucha, y lo mejor es que en esta batalla que es nuestra vida está el Señor.

                Mi vocación es el regalo más hermoso que he recibido de Dios, por tanto he de compartirlo. Estoy agradecida con él, pues a través del testimonio de algunos seminaristas, también quise responderle a este Dios a quien tanto amo, Él fue quien me llamó y aquí estoy, no solo meditando aquello que oí un día, sino también entregando cada día de mi existencia este Amor tan inmenso que recibo a diario de él y que se me es imposible, no transmitir y comunicar a mis hermanos.

                Que el Señor mismo, nos ayude a confiar, a arriesgar, a vivir y testimoniar fiel y generosamente, la alegría de haberlo encontrado, mejor que Él nos haya encontrado y nos dé la oportunidad de vivir esta bella aventura de nuestra vida a su lado.

                Mis sinceras, humildes y constantes oraciones por ustedes, por su perseverancia y para que su corazón cada día se conforme al de Jesús Buen Pastor, nuestro Amado Señor. También encarecidamente les pido sus bellas oraciones por todas nosotras que amamos grandemente a nuestro Fiel y Único Esposo. Que el Señor sea cada vez más amado, conocido y servido.
A Él sea toda la gloria, por los siglos de los siglos. Amén

Fraternalmente unida en oración.

Hna. Yolanda Elizabeth Piña Uicab

Concepcionista al Servicio de los Pobres.


19 de noviembre de 2014

Respecto la obligación de rezar el oficio divino a los sacerdotes en los seminaristas!

Por José Cruz López

Afirmar que "los tiempos antiguos" fueron mejores, es añorar el pasado y desconsiderar el presente. Sin embargo, para algunos "los tiempos antiguos" nos han marcado de forma particular en lo que se refiere a la formación.

Recuerdo que en mi etapa formativa como seminarista, siempre fui tratado con rigor y exigencia en lo que respecta al oficio sagrado (Breviario, liturgia de las horas, etc.). Rezábamos el oficio dentro y fuera del seminario, en vacaciones y en días de descanso!

Actualmente me encuentro nuevamente en un seminario (como formador) y pre-siento que al oficio sagrado no se es asumido con seriedad. Basta dar una mirada en los armarios personales (en los días de vacaciones) para darnos cuenta que el rezo del breviario es sólo cuando está contemplado en el horario del seminario.

Expresiones como "somos seminaristas y no padres", "el can. 276 obliga sólo a sacerdotes y diáconos"  son utilizadas para defender la "no" obligación del rezo del sagrado oficio en los candidatos al sacerdocio. Y sí, tienen razón el can. 276 es claro: ...los sacerdotes, y los diáconos que aspiran al presbiterado, están obligados a cumplir cada día con la Liturgia de las Horas, usando sus propios libros litúrgicos, debidamente aprobado...

El rezo del sagrado oficio acompañará al sacerdote hasta los últimos días de su vida. Y los seminaristas tienen que asumir e incorporar el rezo del oficio sagrado ya desde los primeros años de su formación. Tienen que enamorarse del breviario, ir con él a todo lugar. Tienen que saber que a lo largo de su jornada hay unas horas llamadas sagradas, que son dedicadas al rezo del oficio sea en vacaciones o en tiempos de descanso.

Ahora tengo la grave responsabilidad de acompañarles y de formarles. ¿Cómo hacerlo? ¿qué criterios tomar? ¿no tienen obligación? ¿como iniciarlos? ¿Habré de ser exigente?

Los expertos nos ilustran: todo evangelizador se alimenta de la Palabra y de los sacramentos para luego introducir a ellos a los hermanos. Los seminaristas deben aprender gradualmente  a poner en práctica una participación activa en la liturgia, debe ser visto como alimento de la propia vida espiritual y por ello como necesidad personal. Por eso es importante un cuestionamiento constante sobre la vida de la gracia y la práctica sacramental y sobre el sentido dinámico de la participación en la liturgia.

También es importante mantener ciertas cautelas ante algunos comportamientos de los seminaristas ante la liturgia. La liturgia no es el mismo oficio del presbítero, sino, fuente y cumbre de la actividad de la Iglesia y del ministerio presbiteral. Reducirse a funciones litúrgicas es el peligro.

Durante el seminario menor quizá  la línea más importante es que el muchacho descubra y sienta la liturgia como algo suyo, en lo que puede participar y le hace un bien. Lo contrario sería que percibiera las acciones litúrgicas como obligación o como mero asunto disciplinar. En la etapa del seminario menor la oración comunitaria se inicia de un modo muy discreto, algunos elementos de la liturgia de las horas, como algunos salmos, himnos o preces. El uso de estos elementos ha de significar para los seminaristas menores un hallazgo personal y no algo rutinario.

[Criterios tomados de "Los itinerarios formativos en el seminario diocesano" Sacerdotes operarios diocesanos.]



18 de noviembre de 2014

“Solo un seminarista”: El reto vocacional de un Obispo español

(ACI/EWTN Noticias).- El recién nombrado Obispo de Segovia (España), Mons. César Franco, ha declarado que una de sus principales preocupaciones en su nueva diócesis es la promoción de las vocaciones al sacerdocio ya que actualmente tan sólo hay un joven preparándose para ser ordenado.

“Preocupaciones no tengo muchas, la única es que en Segovia solo hay un seminarista. Por lo que si algo tengo que tomar con empeño decisión y alegría es la promoción de las vocaciones sacerdotales. Como lo que están haciendo la diócesis también en estos años”, afirmó Mons. Franco a los medios.


Mons. César Franco era hasta ahora Obispo Auxiliar de Madrid. Entre sus diversas obligaciones, el Prelado tuvo a su cargo la coordinación general de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en la capital española en 2011, que fue presidida por el entonces Papa Benedicto XVI.